EspañolCatalà

Presentación
A finales de 1967, el Fervelectric ya era una realidad. Para darlo a conocer en público se eligió una fecha significativa: el 1 de diciembre, festividad de San Eloy, patrón de los metalúrgicos. La presentación se hizo en El Vendrell, en un acto al que fueron invitadas todas las personas que habían colaborado en su construcción. Como en el caso de los barcos incluso fue bautizado con champán, y el padrino fue Juan Ferret Piñol, por aquel entonces un niño.

Cuando el Fervelectric obtuvo más eco y atrajo la atención de los medios de comunicación fue en 1968. Uno de los factores que explican este éxito quizá debe buscarse en la crisis del petróleo, que en poco tiempo experimentó un fuerte aumento de precio por las primeras noticias acerca de su escasez. El hecho que en la España de finales de los años 1960 un empresario catalán hubiera construido un coche que se movía sin combustible, al principio llamó la atención de las revistas especializadas en automovilismo, apareciendo en portada. Sin embargo, muy pronto directivos de Televisión Española se pusieron en contacto con Juan Ferret Carbonell para hacerle una entrevista.

A raíz de este reportaje emitido por televisión, el Fervelectric se hizo muy famoso, y en el mismo año 1968 fue expuesto en ferias como el Salón del Automóvil de Barcelona. En una de esas ferias se montó en el Fervelectric el piloto de automovilismo Juan Manuel Fangio, cinco veces campeón del mundo. Él fue el primero de una serie de personalidades que a lo largo de los años se han interesado y se han subido al Fervelectric: el científico Joan Oró, el payaso Charlie Rivel, el peluquero Luis Llongueras, etc.